Cada día es un milagro

Cada día doy gracias a Dios porque están vivos, cada vez que entro a su cuarto y los veo moverse, respiro; cada vez que agarran la mamadera con fruición, agradezco a la vida. Cada vez que llamo a un adoptante para vez como está el chiquitín y me mandan una foto, respiro…Dicen que una madre nunca se relaja, siempre sus hijos van a ser frágiles y vulnerables…no lo sé, pero como nodriza vivo con el corazón en la boca, nunca se termina.

Publicaciones destacadas
Publicaciones recientes